Valor del mes de abril de 2018

La verdad decisiva de la Fe Cristiana es el Señor Resucitado. El deseo más arraigado de la la persona es la búsqueda de la felicidad. La alegría es la expresión más noble de la felicidad junto con la fiesta y la esperanza.

Don Bosco entendió, e hizo entender que compromiso y alegría van unidos, que santidad y alegría son un binomio inseparable, por lo tanto, en el lenguaje típicamente oratoriano “La santidad consiste en estar siempre alegres”.