Valor del mes de marzo de 2018

El corazón es símbolo de la vitalidad humana. Representa el centro de la persona, su totalidad, voluntad y conciencia, capacidad de elegir y de decidir entre el bien y el mal.

Cuando el profeta Joel habla de la conversión, habla del corazón para indicar una conversión radical que toca toda la persona.

Por esto, la familia Salesiana te invita a acercarte al sacramento de la reconciliación y practicar las etapas del discernimiento: reconozco, interpreto y elijo.